El lienzo de los históricos: Pablo Abdala

Historicos abdala

 

El Rockero del desierto

Recordado por su melena rubia y ondulada que le valió el apodo de “El Rockero del desierto”, Abdala jugo en Cobreloa entre los años 1996 y 2002, donde destaco por su entrega incondicional en el terreno de juego, pero también tenía su técnica y oficio a la hora de tener el balón en los pies, lo que le dio la posibilidad de ser el capitán loino en su último año en el club. Se podría decir que al seleccionado palestino le falto levantar una copa para sellar su etapa en el club.

Mas allá del tema estrictamente futbolístico, Abdala es recordado por la hinchada naranja por un golpe que le dio a un hincha albo en el marco de un partido de liguilla contra Colo Colo, se podría decir incluso que junto con Mazurkiewicz, son los que tienen el menor merito para estar en el lienzo, incluso diciendo que Abdala se gano el lugar casi por la patada. Para conocer más sobre esta situación recordamos una entrevista del año 2018 donde el argentino recuerda la situación: “Eso se dio en una liguilla del 2002. Me acuerdo que el notero de la televisión me quería hacer una entrevista, y yo no tenía ganas, pero al final acepto. Había un montón de hinchas de Colo-Colo después del partido en El Monumental, molestando, empujándome por atrás. Y medio que uno me agarra el pelo, como se dice se me cayó el balde, me di vuelta y creo que la televisión no captó todo lo que pasó. Creo que le pegué a uno, a dos, a tres, a cuatro, al que se me cruzaba le trataba de pegar, y fue muy chistoso (ríe)”, recuerda “El Rockero” que continúa su relato subrayando que “también recibí alguna, pero bueno después me individualicé a uno y lo saqué corriendo. Hasta que no le di no paré, le metí bastante velocidad al asunto. Pero bueno, fue una anécdota que quedó muy grabada en el corazón del hincha. Fue bastante simpático más allá que no avalo ningún tipo de violencia fuera ni dentro de la cancha” señalo Abdala.

Parte 1: Ladislao Mazurkiewicz  <– click

Parte 2: Hugo Tabilo  <– click

Parte 3: Mario Soto <– click

Parte 4: Eduardo Gómez  <– click

Parte 5: Héctor Puebla <– click

El regreso del fútbol en pandemia

unnamed (1)

 

Con los primeros días de la actual pandemia de Coronavirus se cancelaron la mayoría de las actividades sociales: reuniones sociales, se cerraron bares, restaurantes. Se impuso cuarentena en la mayoría de las naciones del planeta, y como era de esperar se cancelaron los deportes de grupo (por el obvio contacto) y los deportes individuales como el tenis. La más poderosa razón de las cancelaciones es la reunión del público en masa a los recintos deportivos.

A nivel nacional la ANFP trabaja en la elaboración de un nuevo Protocolo de Competencias, que se compondría de tres ámbitos: concentraciones, traslados y estadio. además de las exigencias de recursos sanitarios básicos que buscan establecer un estándar para permitir desarrollar el fútbol en el contexto de pandemia.

Los representantes de Cobreloa en la Comisión Retorno son el kinesiólogo Santiago Rojas y el medico Sergio Silva, quienes han trabajado en la confección del protocolo.

Ya se habla que el fútbol volvería solo cuando el ultimo equipo en ponerse a entrenar tenga un plazo de mínimo cuatro semanas con trabajo.

El lienzo de los históricos: Héctor Puebla

Historicos puebla

 

El “ligua”.

Hablar de Héctor Puebla es hablar del minero de sacrificio inagotable, del que no esquiva a cumplir las funciones ingratas de una faena, del que está disponible para lo que se pida con tal de aportar al equipo.

Los reporteros del fútbol nacional que vieron a Puebla coinciden en que, de haber jugado en esta época, estaría en la elite del fútbol mundial, debido a que durante sus 16 años en Calama jugó donde le pidieran. Fue lateral, volante, mediocampista de quite e incluso delantero. Solamente le faltó jugar de arquero es la frase común que repiten compañeros, entrenadores, rivales y reporteros para argumentar lo completo que fue Héctor Puebla como futbolista.

El oriundo de La Ligua, además, es parte de actuaciones individuales de colección de la selección Chilena. En la Copa América de Brasil 1989 se le encomendó la misión de marcar a Diego Armando Maradona en el encuentro disputado frente a Argentina, y como mencionamos en un inicio, Puebla nunca se achicó frente a esos desafíos “ingratos” que la táctica futbolística le exigió, logrando anular al 10 y reciente campeón del mundo que, una vez terminado el partido, cambió su camiseta con el polifuncional loíno.

En cuanto a su historia con Cobreloa, tenemos el privilegio de contar que disfrutamos de su entrega por 16 años (1980-1996), llegó desde Lota Schwager para no irse más y convertirse en el ídolo con más partidos jugados con la camiseta naranja. Puebla es, además, el jugador con más trofeos levantados para nuestro club (1980, 1982, 1985, 1986, 1988 y 1992) Su inagotable entrega le hicieron valer del apodo de “El 7 Pulmones”, en reconocimiento a que, en una zona donde la principal causa de muerte de los mineros es la maldita Silicosis, el “Cáncer a los pulmones”, Puebla corría y mojaba la camiseta como quien tiene los pulmones que ellos habrían deseado tener para no dejar de existir.

Héctor Puebla: – “Cuando Peñarol nos hizo el gol en el último minuto en la final de la Libertadores, lo primero que se me vino a la cabeza fue la cara de sufrimiento de los mineros que dejaban la vida sacando cobre”. Puebla muy posiblemente sea el mayor ídolo en la gloriosa historia de Cobreloa.


Parte 1: Ladislao Mazurkiewicz  <– click

Parte 2: Hugo Tabilo  <– click

Parte 3: Mario Soto <– click

Parte 4: Eduardo Gómez  <– click

El lienzo de los históricos: Eduardo Gómez

Historicos Gomez (1)

 

El mocho Gómez

Nacido en Ovalle, el “Mocho” supo ganarse a la parcialidad naranja. Llega a Cobreloa tras ser fichado en 1979 por recomendación de su hermano Rubén. Si bien fue enviado a préstamo regresó en 1981 al equipo loíno, donde Vicente Cantatore lo acomodó como defensa central, pues con anterioridad se desempeñaba de volante de salida, lo que probablemente le entregó esa facilidad para salir jugando desde el fondo, los que lo vieron, dicen que su forma de juego era similar a la de Elias Figueroa. De esta manera pasó a conformar una de las duplas de centrales más eficientes y notables del fútbol nacional junto a Mario Soto. Estuvo en el cuadro minero hasta 1990, conquistando los campeonatos de 1982, 1985 y 1988, sumado a la Copa Chile de 1986 y la disputa de las dos finales de Copa Libertadores que registran los Zorros del Desierto. En la década de los ´80 destacó también como defensa central en la Selección Chilena. Cantatore lo calificó como el mejor jugador al que le tocó dirigir.

Parte 1: Ladislao Mazurkiewicz  <– click

Parte 2: Hugo Tabilo  <– click

Parte 3: Mario Soto <– click

El lienzo de los históricos: Mario Soto

_historicos Soto

 

El pilar en la defensa

Si bien partió su carrera en Magallanes, con Unión Española fue campeón y llego hasta la final de la Copa Libertadores, sus buenas campañas con los rojos de independencia hicieron que Palmeiras de Brasil se interesara en el y consiguiera su fichaje en 1977. Su gran rendimiento a nivel nacional no fue suficiente para la exigente liga brasileña.

Cuando el Cobreloa consiguió el ascenso, contar con una figura importante en defensa como Soto era un verdadero lujo, y el club no tenia los dineros para eso, pues la mayoría de los recursos de Codelco en 1977 fueron destinados a los arreglos del estadio municipal de Calama y a pagar los gastos de traslado, comida y hospedaje de los equipos visitantes. La hinchada loina estaba tan entusiasmada con la primera campaña en el profesionalismo que culmino con el ascenso, que aparte de la cuota normal de socios, algunos entregaron un aporte extra para los refuerzos que llegaran para la primera división. Estos mismos hinchas al enterarse de la posible llegada de Soto, dieron además “un día de sueldo” para poder pagar la trasferencia, haciendo posible la llegada del defensa a Cobreloa.

Soto llegó por los mineros y desde su llegada se entregó a ellos. Consciente y agradecido por la manera de su llegada a Cobreloa, su relación con los mineros fue siempre cercana. En lo futbolístico, fue el jefe de la zaga central loína, anuló a Zico en la Final de la Copa Libertadores de 1981, y la única forma que tuvieron para borrarlo en la final de desempate, fue a través de una cobarde agresión del brasileño Anselmo, zaguero que entró a la cancha con órdenes exclusivas del entrenador Julio Cesar Carpeiani para golpear con un puño matonezco en la cabeza a Mario Soto. Como el líder de la defensa naranja fue fundamental en los títulos obtenidos en 1980, 1982 y 1985. Después del titulo del 85 decide dejar la institución naranja, el presidente de la época le “regala” el pase a Soto, cosa que genero protestas y renuncias de los socios pues el pase del defensa fue pagado con el sueldo de los mineros, estas protestas fueron acalladas con el regreso de Victor Merello y de Jorge Luis Siviero para ser terminadas definitivamente con la obtención de la Copa Chile de 1986.

Parte 1: Ladislao Mazurkiewicz  <– click

Parte 2: Hugo Tabilo  <– click

Aniversario Chuquicamata

aniversario chuqui

 

Como Huracán Naranja saludamos a todos los chuquicamatinos en el aniversario del mineral, y aprovechamos la ocasión para saludar a quienes también dejaron en lo mas alto del fútbol nacional el nombre de Chuquicamata.

Parados de Izquierda a derecha: Gregorio Silva, Waldo Valencia, Raúl Reyes, Carlos Hidalgo, Nelson Garry, Eliseo Cortez. Agachados: Sergio Leon, Abdón Portillo, Mario Valencia, Raúl Carvajal y Jorge Huanca.