La historia del zorro

cobreloa87-2-orig_orig (1)

El origen de la mascota naranja y el apodo de los zorros del desierto

Por Claudio Lorca.

Si se le pregunta a cualquier hincha del fútbol en el país sobre que equipo esta identificado con un zorro o quienes son los zorros del desierto, te responderían sin problemas Cobreloa. Pero, Cuándo nació esta relación entre el animal y el club?

Para saber la respuesta debemos hacer un viaje al pasado, a fines de la década del sesenta, específicamente al año 1969. Si bien la selección de Calama tenia alguna especie de identificación con el animal, esta no era muy fuerte y habitual. La identificación que dura hasta hoy se crea con la aparición de Deportes El Loa como un equipo que englobara los esfuerzos de todo el departamento del Loa (en esa época), básicamente el trabajo conjunto entre Calama, Chuquicamata y los pueblos cercanos por llegar al profesionalismo, todo bajo la dirección técnica de Roberto Rodríguez, el técnico campeón nacional con Calama en 1959.

Para apoyar a “El Loa”, el Mercurio de Calama en la pluma de un dibujante de apellido Tellez creo al personaje “Loito”, quien seguiría y contaría de manera coloquial y cercana la actualidad del equipo calameño, por ejemplo, tratando al técnico y a los dirigentes como tíos. Con la aparición de “Loito” comienza a hacerse famoso el apodo de zorros del desierto para referirse a todos los representantes de Calama, en cualquier competencia futbolística, ya sea de equipos o de selecciones.

La mascota tuvo un salto en materia de producción cuando en 1977 se consiguió el ingreso al profesionalismo, “loito” paso del papel a convertirse en un disfraz que animara los partidos de local. Para ser precisos, el primero no era un corpóreo propiamente tal, era básicamente alguien vestido como jugador que se ponía una gran mascara de zorro que le tapaba toda la cabeza. Con el paso del tiempo la mascota mejoro y paso a ser un verdadero disfraz con otra cabeza distinta, que fue experimentando pequeños cambios hasta llegar al conocido disfraz de principio de los años 2000, recordada es la burla que le hace el corpóreo a Marcelo Espina en un clásico con Colo colo disputado en Calama. Tiempo después, así como las porristas, el disfraz también tuvo que abandonar la cancha por disposiciones de las autoridades del fútbol chileno.

Por un largo tiempo estuvo afuera, hasta que volvió recorriendo los estadios de todo el país junto a la barra naranja en Santiago. En Calama poco tiempo después tuvo su regreso para acompañar al club en sus visitas a colegios y otros lugares. Hoy existen varios trajes que acompañan al equipo junto a las porristas en su salida por un túnel inflable, que con la forma de un zorro gigante busca animar al público loino que asiste a los partidos de Cobreloa.

loito

disfraces

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *