Los campeones del Desierto

45751583_10217382168929002_5325858884122836992_o

Hoy se cumplen 59 años del primer título de Calama en el fútbol amateur, un trofeo que abrió el apetito de la ciudad por el fútbol profesional

 

Por Claudio Lorca A.

El  28° Campeonato Nacional de Fútbol Amateurs debía disputarse en Chuquicamata, pero en Julio de 1959 el mineral decide renunciar a la sede puesto que no cuentan con las condiciones apropiadas para las canchas, esto es aprovechado por la asociación de Calama, que contando con el apoyo económico de la municipalidad solicita ser la sede del campeonato.

Ya en Agosto la ANFA le otorga la sede del campeonato a realizarse entre Octubre y Noviembre  a Calama. La ciudad se pone a trabajar en la realización de este gran evento deportivo, se le pide a los artistas de la zona la creación de los emblemas del torneo y sus banderines mediante un concurso en la prensa local, se le dan facilidades a los trabajadores locales para adquirir las entradas, las cuales se les descuentan por planilla de sus salarios. Por su parte la municipalidad y la asociación de “Foot-Ball” local acuerdan ampliar las tribunas y galerías del estadio municipal llegando a contar con una  capacidad Aproximada de 7 a 8 mil personas, mejoras que le cuestan a la municipalidad unos 50 millones de pesos de la época (gracias a la ley 11.828 promulgada en 1955 Calama contaba con el 4% de los ingresos de los impuestas del cobre para realizar obras en la ciudad. La ley fue derogada en 1974), incluso en los social se tomó como una fiesta con la elección de incluso reina del campeonato.

En lo deportivo la ciudad seria dirigida técnicamente por Roberto Rodríguez Antequera quien también era él  técnico del club amateur de la ciudad el “Sport Cóndor de Calama”, Roberto además venia de hacer un curso para “entrenadores de fútbol” en Santiago, que impartió  Fernando Riera y el francés Gabriel Hanot en el marco del “Plan Riera” en los preparativos para el mundial de 1962. Rodríguez junto a su  ayudante Julio Delgado eligió a los siguientes jugadores para vestir la verde camiseta de Calama: Juan Soto, Osvaldo Olguín, Mateo Gutiérrez, Eleodoro Gutiérrez, Orlando Rodríguez, Máximo Portillo, Máximo Green, Abdón Portillo, Carlos Lillo, Daniel Gana, Leonardo Calvimonte, Ricardo Rodríguez, Washington Silva, Luis Tapia, Arístides Meléndez, Edgardo Vega, Pedro Muñoz, Mario Valencia, Manuel Aracena, Félix Toro, Carlos Hidalgo, Rolando Tapia, Gonzalo Cortes y Atalibar Muñoz.

El viernes 30 se procedió a realizar el sorteo de los equipos que previamente lograron su clasificación a la fase final tras ganar en sus respectivas zonas, Calama accedió automáticamente por ser el organizador. Se dividieron los equipos en dos series  A y B, donde el primero de cada seria clasificaría a la final. En la seria A  quedaron los equipos de Thomas Bata (Peñaflor), Pitrufquen, Arica y Cauquenes. Mientras que la serie B era integrada por el local Calama, San Eugenio, Copiapó y Llay Llay . Al día siguiente el sábado 31 se dio inicio al futbol con los encuentros entre Copiapó y Llay Llay. El domingo 1° de Noviembre seria el turno de Calama enfrentando45654762_10217382170849050_5193373058735276032_n  a San Eugenio, en el partido desde un comienzo se vieron buenas jugadas para ambos lados, siendo el visitante quien aprovecharía más sus oportunidades yéndose al descanso con un marcador favorable de 2-1. El segundo tiempo los calameños salieron dispuestos a  buscar el empate, tanto así que consiguen poner en ventaja de 3-2, pero en el fin del partido los visitantes consiguen el gol y decretan e definitivo empate a 3 . Después del partido el ánimo de la gente no era el mejor, las expectativas bajaron e incluso el equipo fue bastante criticado. En el segundo partido disputado el miércoles 4 los locales tuvieron que enfrentar a Llay Llay, los sureños intentaron abrir el marcador de manera infructuosa ante un cuadro calameño que se hizo fuerte y gano el encuentro por 2-0. En el tercer y último partido de la primera fase Calama goleo a Copiapó por 5 goles contra 2. Una vez terminado el partido la feliz hinchada calameña  canta  afuera del camarín local el himno de la ciudad con gran entusiasmo, mientras adentro los jugadores se emocionan por la reacción de la gente. La final las disputarían el actual campeón Bata de Peñaflor quien con 3 victorias gana la seria A y el local Calama que gana su serie.

La final se disputa el domingo 8 de Noviembre en un estadio municipal totalmente repleto, alrededor de 10 mil personas llegan a ver el encuentro. Esta vez el rival es el duro Thomas Bata, poderoso apoyado por la empresa de calzados Bata. El encuentro fue bastante parejo, con buenas ocasiones para ambos equipos, el encuentro termina empatado a 2 goles y como estipulaban las bases, el campeón debía definirse al día siguiente. Los calameños vueltos locos, teniendo en cuenta la historia de decepciones deportivas, no pensaron que llegarían a la final, menos contra el gran equipo de Thomas Bata y menos jugar mejor que ellos por momentos.

45828260_10217382170569043_2500675254179856384_o

El lunes 9 de Noviembre la ciudad era una locura, la expectativa y la ilusión estaban a flor de piel. Desde las primeras horas del día el estadio se comenzó a llenar en lo que prometía ser una jornada emotiva. A las 17:10 horas el árbitro pita el inicio de un encuentro igual de disputado, los locales desde el inicio se volcaron sobre el pórtico rival, haciendo que el arquero  y la defensa visitante se lucieran para evitar las acciones calameñas ,se jugó rápido, tanto en el juego como en el trato del balón, los jugadores daban un lindo ejemplo de espíritu combativo y una gran muestra de amor propio, ya que en cada jugada demostraban que tenían el corazón bien puesto. El mediocampo de calameño era comandado por Máximo Portillo, el 10 verde se metía entre la defensa para soportar los embates visitantes, una defensa loina que  era comandada por el eterno  “huaso” Aracena. Si bien el juego calameño no era tan lindo, el ataque45853649_10217382169329012_4026911635368050688_o comandado por Abdón Portillo , Mario Valencia y Mateo Gutiérrez se insinuaba peligroso en el área de los peñaflorinos, quienes a su vez también ponían peligro sobre el pórtico defendido por Hidalgo. Nuevamente el partido termino empatado a 2 goles, procediéndose a jugar un alargue de 30 minutos. Los calameños sin dudar salen con todo sobre la portería visitante y es así que en los 8 de alargue Mario  Valencia entra al área con gran velocidad y  conecta de cabeza un Centro de Félix Toro poniendo el 3-2, sin importar su ventaja lejos de cerrar el encuentro, los verdes siguen atacando perdiéndose  de manera increíble dos goles. De ahí Calama paso a controlar el juego hasta que el árbitro pito el final del partido. La emoción contenida por años exploto en gritos de júbilo y lágrimas de felicidad, aproximadamente 4 mil loinos invadieron la cancha para festejar con su selección ese sentimiento que estuvo reprimido por tanto tiempo, los jugadores eran llevados en andas por el público entre explosiones de cohetes voladores y petardos, mientras se escuchaba por los parlantes del estadio “Este triunfo se debe al esfuerzo mancomunado del salitre, el cobre y el Oasis de Calama”. Pero la celebración no paro ahí, se inició un improvisado desfile  de miles de personas por las calles céntricas de la ciudad, acompañado por cientos de autos, donde se podían escuchar emocionados gritos de ¡Calama Campeón!

 Comentario del autor

En el pasado encuentro en la cuarta región donde Cobreloa derroto a la Serena, después de realizar notas a los jugadores, cuando me iba retirando del estadio por la salida principal, me di cuenta de una estatua la cual por curiosidad me pare a mirar. Al observar sus placas me di cuenta que esa estatua fue hecha en homenaje a los futbolistas locales que consiguieron ganar tres campeonatos nacionales amateur (1949-1951-1953) representando a su ciudad. Además en una entrevista realizada a Abdón Portillo, uno de los campeones que sigue vivo, me cuenta que nunca han recibido algún reconocimiento por tamaña hazaña conseguida.

Ante esto yo me pregunto ¿por qué no tomar el ejemplo de serena y  homenajear de esta manera a los campeones del 59?, si bien no ganaron 3 copas nacionales, fueron los que obtuvieron el único campeonato de Calama a nivel nacional, que a su vez abrió el apetito de poder tener fútbol profesional en la ciudad, cosa que se consiguió cuando Deportes El Loa también dirigido por Roberto Rodríguez entro al profesionalismo en 1977. Sería un pequeño homenaje para quienes con su esfuerzo pusieron en lo más alto el nombre de Calama.

45576506_10217382169489016_7659314173658005504_o

¿Los Campeones en la actualidad?

-El Director técnico Roberto Rodríguez Falleció el año 2009, esta sepultado en el cementerio de Calama

– Carlos Lillo Guerrero falleció en Iquique el 2016

– Félix Toro Díaz, falleció en octubre del 2008 a la edad de 78 años.

– Máximo Portillo Carballo, Falleció en Calama el 27 de Junio de 2018

– Abdón Portillo Carballo vive actualmente en Santiago

– Leonardo Calvimonte, vive en Antofagasta actualmente

-Rolando Tapia, con 83 vive en Calama

4 pensamientos en “Los campeones del Desierto

  • 10 noviembre, 2018 en 09:05
    Enlace permanente

    Muy buen reportaje, y comparto la idea de homenajear a quienes dieron la primera alegria en el fútbol para Calama, la historia es importante y es la base del presente, nunca la debemos olvidar.

    Respuesta
  • 14 noviembre, 2018 en 15:15
    Enlace permanente

    Me enorgullece ser la sobrina de Roberto Rodríguez, digno de imitar, ya que logró cumplir sus sueños y los sueños de muchos.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *